Estación Esperanza

Adiós 2022, Año de Transformación

Vladimir Parra

“La mayor riqueza del México de hoy es la honestidad de su pueblo, por eso hablo de optimismo y creo que nos va a ir muy bien en el 2023”.
—Andrés Manuel López Obrador

El año 2022 pasó volando, sin embargo lo recordaremos porque el Gobierno Federal realizó un arduo trabajo para mantener la estabilidad económica de México, bajo un contexto político y económico complejo a nivel mundial, una época post-pandemia, además de conflictos bélicos y geopolíticos que generaron incertidumbre financiera e inflación. A pesar de ello, la política económica de la 4T, se ha mantenido apegada a una visión que apremia la austeridad y la responsabilidad financiera.

Los resultados del 2022, son esperanzadores. Así lo demostró el semanario británico “The economist” que realizó una análisis exhaustivo de los 38 estado que conforman a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y en el que se tomó en cuenta el Producto Interno Bruto (PIB), el desempeño en el mercado de valores, la inflación y la deuda pública. Fue así que nuestro país, se posicionó como la 6ta nación con mejor evolución económica durante 2022, en todo el mundo, por arriba de potencias como Italia, Canadá, Japón, Francia y Estados Unidos.

Esta estabilidad en nuestra economía no es casualidad, ni tampoco es un comportamiento derivado de los factores macroeconómicos. No. Mucho ha tenido que ver una visión de redistribución de la riqueza, con el fin de generar creciemiento. Es por ello que en 2023 el aumento al salario mínimo fue del 20%, pasando de $260.34 a $312.41 pesos diarios en la zona libre de la frontera norte (ZLFN) mientras en el resto del país pasó de $172.87 a $207.44 pesos diarios.

Con ello, de 2018 a 2023, se ha recuperado el 90% del poder adquisitivo del salario mínimo en términos reales, beneficiando a 6.4 millones de trabajadores. A inicios de 2023, las familias mexicanas podrán comprar 10.2kg de tortilla en comparación con los 6.5 kg que se podían adquirir en 2018; 5.2 kg de frijol cuando antes se compraban 3.1 kg y 4.7 kg de huevo cuando antes sólo se podían comprar 3.2 kg. Todo esto derivado del incremento al salario mínimo en México, el mayor del rubro, de los países que conforman la OCDE.

Por otro lado, durante el 3er trimestre de 2022, el PIB de México creció a un 4.1% anualizado, un crecimiento del 3.7% en el 2° semestre, estuvo por encima de las expectativas de todos los analistas. Incluso Bloomberg afirma que la economía de México tuvo la expansión más rápida con un 5.7% anual por encima de las estimaciones que lo colocaban en un 3.1%, demostrando con ello la resilicencia de México en su economía, impulsada por el rubro de servicios.

Aunado a todos estos resultados en materia de economía, 2022 nos dejó grandes avances en la implementación de: megaproyectos, como la refinería de Dos Bocas, la adquisición de Deer Park y la entrega del AIFA; la austeridad derivada del Plan B a la reforma electoral, para reducir al INE, $5,000 mdp; la aprobación del presupuesto más grande de la historia, que permitirá la continuidad y fortalecimiento de los programas sociales; el fortalecimiento del peso como moneda, así como frente al dólar; la dignificación del trabajo con el aumento de vacaciones y la defensa de 4T a través de las urnas en la revocación de mandato.

Sin duda, vivimos tiempos de transformación y esperanza, respaldados por resultados que permitirán que lleguemos más alto durante este 2023. ¡Enhorabuena por este nuevo año que incia! ¡Qué siga la transformación!