Estación Esperanza

X Cumbre de líderes de América Latina

Vladimir Parra

“Vayamos en busca de la bella utopía de la libertad, la igualdad y la verdadera democracia”.
—Andrés Manuel López Obrador

La semana pasada, el Pdte. Andrés Manuel López Obrador, recibió a los Presidentes Justin Trudeau de Canadá y Joe Biden de Estados Unidos, en el marco de la X Cumbre de Líderes de América Latina, con el fin de trabajar en políticas conjuntas y en coordinación con los 3 países en temas relevantes como la migración, el comercio, la seguridad y el combate al narcotráfico.

La recepción de los líderes se realizó en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), lo que dejó de manifiesto la accesibilidad y capacidad de este nuevo aeropuerto, así como la apertura y disposición de ambos líderes provenientes del norte, para entablar un diálogo constructivo con nuestro país.

En la cumbre se dieron avances para profundizar la relación entre Canadá, Estados Unidos y México, con el fin de fortalecer las cadenas de suministro, aumentar la competitividad de la región, pero también para combatir el problema del fentanilo y la migración irregular, las cuales buscan ser abordadas bajo la visión del nuevo humanismo mexicano, atendiendo las causas que originan las problemáticas como la pobreza y la desigualdad.

Cabe destacar que nuestro presidente, ha hecho gala de su liderazgo para anteponer la dignidad, autonomía y soberanía de México, pero también para impulsar una nueva etapa entre los pueblos y naciones de todo el continente americano, a partir del respeto, la hermandad y ayuda mutua. Este llamado de unificación e inclusión de toda América, se realiza porque solo se podrá hacer frente a los retos que compartimos, dejando atrás el intervencionismo hegemónico y planteando la integración económica regional con el fin de garantizar el bienestar, la paz y la prosperidad.

Esta visión de liderazgo y construcción de alianzas contrasta fuertemente con la situación vivida en países como: Brasil, donde recientemente grupos de ultraderecha dieron un golpe contra la democracia asaltando las sedes del Congreso, de la Presidencia y del Tribunal Supremo en un claro intento de desestabilización al Gobierno de Lula Da Silva. En Perú, el Gobierno de Dina Boluarte ha atentado en contra de la voluntad popular (que en el pasado dio la victoria a Pedro Castillo), lanzando a las calles a la fuerza policial para reprimir propuestas, dejando a medio centenar de muertos y resistiéndose a renunciar a pesar de la violencia. Y en Argentina, donde se desató una “guerra jurídica” para inhabilitar e incluso encarcelar a la expresidenta y líder de izquierdas, Cristina Kirchner, quien además sufrió recientemente un intento de asesinato por parte de grupos extremistas.

Hoy por hoy, México a través del Presidente Andrés Manuel López Obrador, demuestra la importancia de un Gobierno popular y progresista, que defienda los intereses nacionales, pero que con diplomacia busque impulsar una visión geopolítica regional, apremiando una cooperación entre todos los países del continente americano respetando su democracia, independencia y soberanía, por el bien de todas y todos.